El arte electrónico rechaza al autor

La creación en Internet propone la interactividad al espectador y diluye el concepto de la autoría

FIETTA JARQUE 15/02/2001
El País

Las nuevas tecnologías están transformando el modo de crear de los artistas y el modo de consumir arte. El espectador deja de ser la parte pasiva porque buena parte de las nuevas obras creadas para la Red proponen la interactividad. Los artistas que ponen sus trabajos en Internet, de alguna manera renuncian a los beneficios de la autoría. Los miembros del colectivo de netart La Societé Anonyme lo explican en su manifiesto: ‘No somos artistas; tampoco, por supuesto, críticos. Somos productores, gente que produce. Tampoco somos autores, pensamos que cualquier idea de autoría ha quedado desbordada por la lógica de circulación de las ideas en las sociedades contemporáneas. (…) Nadie es autor: todo productor es una sociedad anónima, incluso diríamos: el producto de una sociedad anónima’.

Este grupo de artistas es uno de los doce que se incluyen en la exposición Net.artmadrid.net, del Ayuntamiento de , que se presenta en . José Luis Brea, comisario de la muestra, ha seleccionado obras que van desde lo formalista a lo teórico y de la acción social a una ciudad virtual en la que cada uno crea su propio habitante. Los artistas son dhijo, Marisa González, Martín, Juan Martín Prada, Rafael Lozano-Hemmer, Libres Para Siempre, La Societé Anonyme, Aitor Méndez, Ricardo Iglesias, Numo, Operario de Ideas y La Agencia. Se puede acceder a ellas a través de net.artmadrid.net.

‘Con el netart se están redefiniendo las prácticas artísticas’, dice Brea. ‘Tiene que cambiar la relación del espectador y el arte, para que éste disfrute de una experiencia no vinculada a su posición pasiva’.

Otra de las propuestas interactivas de arte digital está en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo. En él se presentan tres piezas bajo el título de des-juego/de-game (www.de-game.org). La primera es Borderhack, del mexicano Fran Illich, un juego sobre las hazañas de un sombrero mexicano para cruzar la frontera de Estados Unidos. Los otros dos son de RetroYou y JODI. ‘Estos artistas deconstruyen las metáforas visuales del juego hasta dejarlo en su estructura básica, el esqueleto, aunque el motor del juego sigue funcionando’, explica el comisario Antonio Cerveira.

Las nuevas tecnologías están creando la posibilidad de construir también potentes portales. Centrodearte.com se presenta como un amplio enlace entre el arte de España, Portugal y Latinoamérica. ‘No es una guía ni un archivo, es una ventana a Iberoamérica enfocada a las últimas tendencias y la creación más vanguardista. Tenemos once secciones, entre las que hay también una revista y foros de discusión’, explica Pablo del Val, director de contenidos.

Centrodearte.com ha querido dejar una marca visible en Arco y, además de un par de casetas, tiene una carpa a la entrada de la feria con una programación de vídeos de artistas latinoamericanos y pinchadiscos todo el día. ‘Las puntocom suelen ser bastante estáticas, por eso quisimos darle algo de movimiento’, dice Del Val.

Como ellos, Masdearte.com ofrece también abundante información de exposiciones en España y Europa, además de documentación sobre artistas y una nómina de destacados críticos de arte con comentarios exclusivos para la página. La Universidad de Alicante ha creado este año Arco online (www.arco-online.ua.es), una página donde irá toda la información sobre los participantes en la feria. También presenta varias producciones artísticas de la institución, como la de Esther Mera y Daniel García Andújar, con su pieza La sociedad infornacional. ‘Andújar expone las formas en que dejamos que nuestra vida privada caiga en manos de las empresas, hackenado a empresas como Telefónica’, explica Aramis López.

La caseta de EL PAÍS propone también un acceso al mundo del arte a través de Arte.Red, al que se accede por El País Digital (www.elpais.es). En ella se recogen todas las obras creadas en y para la Red, actualizado con un capítulo sobre la creación británica con motivo de esta edición de Arco.

Share

Drop a comment

Your email address will not be published.