e-barcelona.org


e-barcelona.org es una infraestructura que establece un marco para la reflexión, el debate y la crítica sobre las dinámicas culturales de la ciudad de Barcelona. Se trata de un portal cultural que surge como un espacio abierto para la participación activa y como plataforma desde la que expresar libremente opiniones y puntos de vista.

se convierte en una copia digital de la ciudad de Barcelona, accesible vía Internet. En esta representación virtual de Barcelona, sus habitantes u otras personas interesadas en las dinámicas culturales de dicha ciudad pueden encontrarse (virtualmente) y comentar o proponer cambios en los grandes y pequeños temas que determinan las políticas culturales o de funcionamiento de la ciudad. La tecnología es entendida aquí como una forma de estimular un pensamiento diferente, como un foro de debate que permite el intercambio de ideas. En este sentido, potencia una alteración en las jerarquías del poder y refuerza la idea de comunidad, al tiempo que Internet potencia su capacidad de „canal local“ por encima de la noción de comunicación global que lo caracteriza. El portal se convierte en un instrumento que contribuye a la formación de una comunidad que determina completamente los contenidos en función de sus intereses y necesidades.

e-barcelona.org es un portal patrocinado por Technologies to the People, una empresa  puntera en el terreno de las nuevas tecnologías que no olvida que el desarrollo tecnológico debe ir siempre presidido por el compromiso con la sociedad. e-barcelona.org forma parte de una serie de plataformas online puestas al servicio del sector artístico como art.net.dortmund.de (dirigida a todos aquellos interesados en temas relacionados con el arte en red); e-valencia.org (un portal de discusión sobre la política cultural valenciana) y e-manifesta.org (una plataforma de discusión, crítica y debate surgida en el contexto de la 4ª edición de Manifesta, la Bienal europea nómada).

El juego de espejos que e-barcelona.org refleja es absolutamente poliédrica. A la creación de una empresa virtual e inexistente que cuenta con una imagen corporativa diseñada al detalle que replica miméticamente los códigos de comunicación corporativa, se superpone la creación de una copia virtual de la ciudad de Barcelona en forma de foro abierto que se ofrece a los ciudadanos como una herramienta de discusión y debate reales. La paradoja, o la imagen deformante final consiste en que es precisamente desde una empresa ficticia, cuya creación se convierte en una metáfora del doble discurso que acompaña el desarrollo de nuevas tecnologías y, por tanto, en un cuestionamiento de las promesas democráticas e igualitarias de estos medios, desde donde se ofrece un foro real, en este caso, absolutamente desjerarquizado, democrático e igualitario.

Desde la ficción, en forma de imagen mimética hasta el extremo de la realidad, se nos ofrece la herramienta –el antídoto- para superar sobreentendidos e ideas preestablecidas, para enfrentarnos, de una manera activa, a procesos y actitudes que se basan en dinámicas de inercia. El alcance de e-barcelona.org se mueve, pues, en el terreno de las utopías de escala y alcance individuales, permitiendo la creación de un verdadero espacio de convivencia y expresión capaz de responder a una sociedad (y a una política) del espectáculo, en la que las plataformas de información se multiplican y queman contenidos a una velocidad vertiginosa, transformándose en un negocio de infotainment (tal como lo define Geert Lovink). En este contexto de acumulación de noticias que no hace más que generar una indiferencia y una pasividad colectivas, Daniel García Andújar nos propone un modelo de resistencia que pasa por la actividad y la participación.

“La censura en las sociedades libres”, escribía George Orwell, “es infinitamente más sofisticada y completa porque las ideas impopulares pueden ser silenciadas y los hechos inconvenientes pueden quedar en la oscuridad sin necesidad de ninguna prohibición”. e-barcelona.org se camufla en el maremagnum de portales y canales de información y utiliza su mismo formato para convertirse en un órgano independiente y plural de crítica, en una herramienta de resistencia y, potencialmente, de activismo.

Share

Drop a comment

Your email address will not be published.