Archivar la memoria y ejercer la represión

Una exposición en la reflexiona sobre el papel de la documentación y el control de la identidad

F. B. – Valencia – 17/07/2002
El país

La propuesta puede desconcertar en un primer momento. Justo el tiempo que cuesta introducirse en el discurso. Entonces el conjunto cobra coherencia. No es trata de un exposición al uso, sino de un proyecto cultural. La sede: la Nau, antigua Universidad de . El título, Cultures d’arxiu: memòria, identitat, identificació.

Hay documentos de la Guerra Civil, de los masones, de la Valencia de principios del XX

Paneles a modo de muros recogen numerosas fotografías amarillentas por el paso del tiempo divididas en dos grupos: en uno, aparecen retratos de personas anónimas y también de algunos personajes históricos, en otro se muestran edificios valencianos de principios de siglo. Y entre medias, fotos de carnet, huellas dactilares, secuencias de ADN…..

En mitad de la sala se han dispuesto unos antiguos escritorios con monitores informáticos y de televisión. En los primeros, el visitante se puede conectar a Internet para realizar consultas. En los segundos, se puede elegir entre varias películas documentales de vídeo sobre temas diversos, desde la guerra de Vietnam a la crisis del 27. También hay un proyector que lanza imágenes de películas antiguas sobre la pared. Y vitrinas con libros y mesas de lectura.

En conjunto, una suerte de antiguo archivo del siglo XXI. Los documentos salen a la luz para relacionarse con otros documentos. La procedencia es múltiple: el Repertori Iconogràfic d’Art Espanyol (del MNAC), las imágenes de Valencia para la Exposición Universal de Barcelona de 1929, el Archivo General de la Guerra Civil Española, fotografías masónicas utilizadas en tiempos de la dictadura, del holocausto, tipologías científicas, inventarios del XIX, colecciones del Archivo Huguet, del Museo de Etnología de Barcelona, de la Universiad de Valencia.

‘La costumbre de clasificar está en la raíz de los movimientos de represión’, apunta , el director del proyecto de carácter historiográfico sobre un aspecto en el que incide el mismo. Las distintas formas de identificación de las personas están presentes a lo largo de esta singular, transgresora y reflexiva exposición, segunda edición (modificada) de la que se realizó el año 2000 en la Fundació Tàpies de Barcelona.

El propósito es reflexionar sobre el uso de las imágenes de la memoria y la relación que se establece cuando se cruzan las líneas del archivo y de la exposición, así como poner de manifiesto el papel que desempeña el control documental. Eugeni Bonet (videoteca), Nieves Berenguer (diseño gráfico), Daniel G. Andújar (a través del portal , proyecto en curso, de Technologies to the people), Joan Antoni Cebrián (asesor lingüístico) y Pedro G. Romero (que ha cedido un fragmento de su archivo de autor Arxiu FX) forman el equipo que participa en el proyecto cultural que se clausurará el 29 de septiembre.

Share

Drop a comment

Your email address will not be published.