Llama Daniel G. Andújar a recuperar el espacio público

Urbanitas
miércoles, junio 15, 2005

Daniel G. Andújar (Valencia, 1966) centra el poder de su crítica en la necesaria recuperación del espacio público como un lugar desde el cual debe producirse la critica y el arte. Un espacio para que los ciudadanos debatan y produzcan nuevas herramientas capaces de conducirlos a un mejor nivel de vida. Y es que para el artista integrante del site activista www.irational.org (donde es compañero de travesía de la videoasta mexicana Minerva Cuevas) la recuperación de dicho lugar sobreviene una vez que se ha realizado un análisis sobre el sistema de control que padecen las sociedades mediátizadas que viven subyugadas bajo el peso de lo mercantil.
El artista cuestiona, mediante la ironía y la utilización de estrategias de presentación de las nuevas tecnologías de la comunicación, las promesas democráticas e igualitarias de estos medios y critica la voluntad de control que esconden detrás de su aparente transparencia. En este proyecto, el artista crea una empresa virtual e inexistente, para la cual elabora una imagen corporativa diseñada al detalle (con sus correspondientes logotipos, videos promocionales y páginas Web) que se convierte en una metáfora del uso de las nuevas tecnologías, capaces de hacernos creer que es posible algo que no existe. La utilización prioritaria del inglés pone en evidencia que el lenguaje, al igual que la tecnología, tampoco es libre y es utilizado como forma de colonización del acceso a las nuevas tecnologías.

Es en este lugar virtual es donde se desarrolla la guerra de la información y para eso, indica, es menester ser comprometido con las labores de cambio social. Ejercer nuestra naturaleza de animales políticos para no dejarnos absorver por una superestructura que copta todo lo que la repele; una metaestructura que se defiende institucionalizando en unos cuantos conceptos la dimensión de un mundo que es cada vez más complejo pero a la vez más controlado por las potencias económicas que van tras el petróleo.
Para este valenciano de 38 años que debatió el viernes anterior en el Centro Cultural España con el mexicano Fran Ilich sobre el “Mediactivismo y activismio en la red” le parece que no hemos siquiera tomado conciencia plena del insoportable control en que estamos confinados y para colmo –dice- hemos perdido la batalla. Ya no existe tal espacio público, dice, que se ganó con la Revolución Francesa.
La red es un ejemplo de cómo se opera en las calles el control mediático y empresarial. El tallerista y promotor de diversos manuales de ciberterrorismo, hackers y el uso del Linux como alternativa suficiente para abandonar al dios monopolizante Microsoft se queja de que todo esta vendido a las grandes empresas quien a su vez venden todo a los ciudadanos “si quieres caminar hay que pagar, si quieres ver nada más también hay que desembolar dinero, ¡para todo!”.
Desde internet trabajan colectivos o ciberactivistas solitarios a favor del software libre “¿porqué tenemos que pagar siempre a Microsoft por el empleo de sus servidores?, ¿porqué la UNAM o las grandes universidades latinoaméricanas no desarrollan un software propio y libre?, ¿porqué tenemos que estar pagandole siempre a Bill Gates por unas computadoras que se descontinúan a los dos meses y nos obligan a comprar las actualizaciones?”.
Si por una parte la tecnología ha logrado satisfacer las necesidades de sectores muy amplios de población también es cierto que ello ha creado dos distintos niveles de personas: las info_pobres y los info_ricos, éstos últimos serían quienes tienen el acceso a un ordenador, a manejar lenguajes de programación y toda la jerga del lenguaje de las computadoras.

Share

Drop a comment

Your email address will not be published.