Online/Offline. Encoding everyday life. Galería Valle Ortí

11.12.2012 / 19.01.2013escaparate

Online/Offline. Encoding everyday life “Comisariado por Lorenzo Sandoval. Artistas: Jodi, Constant Dullart, Daniel García Andujar, Nuria Güell, Sophia Lefraga, Eilis Macdonald, Kandis Williams.”

Valle Ortí D. C/ Avellanas, 22 – 46003 – Valencia T. +34 963923377 – F. +34 963910549 E. galeria@valleorti.com W. www.valleorti.com HORARIO: Martes a viernes de 11h. a 13.30h. y de 17.30h a 21h. Sábados de 17.30h. a 21h.

En los abundantes textos recientes sobre cartografía que encontramos, aparece a veces citado el relato de Borges Del rigor de la ciencia en el que se narraba la existencia de un mapa a escala 1:1 del imperio. Nos gustaría proponer como elemento reflectante a esa pequeña historia otra ficción del mismo autor: Funes el memorioso, en el cual se plantea la construcción de mapa de igual escala, pero de la memoria. Se trataba de un mapa del tiempo a la vez que un archivo (casi) infinito de variaciones y posibilidades. El protagonista tardaba un día completo en recordar la totalidad de un día. Además conseguía nominalizar, empleando un juego de asignaciones, cada uno de los recuerdos que poseía. En efecto, Funes no sólo recordaba cada hoja de cada árbol de cada monte, sino cada una de las veces que la había percibido o imaginado.

*************************

Frente al término surf utilizado en el mundo anglosajón, en castellano se comenzó a utilizar navegar como verbo para describir la circulación por Internet. A pesar de su relación acuática, esta perspectiva diferente se dio cuando Internet se comenzó a popularizar en el mundo hispanohablante donde el primer browser utilizado popularmente se llamaba Netscape Navigator. Este perdió en la llamada guerra de los navegadores donde Microsoft implantó Internet Explorer al venir incluido en el resto del sistema operativo que más se utilizó posteriormente, Windows. Netscape Navigator después liberó el código, dando lugar a Mozilla.

Este error en la traducción al castellano de surfear por navegar, coloca a la red irremediablemente en una posición metafórica que la aúna a través de la navegación a la idea de cartografía. Si se hubiese popularizado el término explorar a partir del browser de Microsoft, se habría podido generar una relación similar. De hecho, es común la representación de Internet como un mapa. Podríamos decir que hay una continuidad con la historia de los mapas y sus usos. Por lo tanto, de sus lógicas: más allá de una mera circulación por la información, la red plantea una extensión continua de sus dominios, una colonización de los espacios de la vida.

Lo comprobamos en las zonas de uso que exceden los espacios personales y de trabajo: mail, redes sociales, escritorio en la nube, pornografía, datting sites, mapas, servidores de vídeo y un largo etcétera que amplifican, dominan y codifican los espacios de comunicación, emoción y acción. Y más allá de este doppelgänger nos encontramos con su realidad física: dispositivos móviles, redes de cables que cruzan el océano y jurisprudencias jurídicas que corresponden a cada una de las naciones donde se ubican. Este conjunto de técnicas componen una piel digital sobre el espacio y el cuerpo, constituyendo una infraestructura virtual y física del control pero también de los afectos, una burocracia emocional construida a partir de prótesis tecnológicas.

Este proyecto plantea un análisis de cómo estas tecnologías se introducen en la vida cotidiana y cambian la configuración delas relaciones y codifican la percepción del mundo.

Drop a comment

Your email address will not be published.