Daniel G. Andújar: Goya fue un activista absoluto

Concha Tejedor.19/09/2016 11:22

Madrid, 19 sep ().- El artista y activista Daniel G. Andújar, seleccionado para la próxima Documenta de Kassel, defiende que el arte puede crear espacios de resistencia frente a un mundo cada más estandarizado. “Goya fue un activista absoluto”, ha manifestado a ante la exposición de su última obra en una galería.

Después de la retrospectiva el año pasado en el Museo Reina Sofía, Daniel G. Andujar, uno de los mayores representantes en España del llamado “Arte en la Red” que trabaja reutilizando imágenes de internet, presenta en la Galería hasta el 12 de noviembre su pieza “Trastorno de identidad. Hackeando el cuerpo de los trabajadores. Atlas 01, 2016”.

Encontramos un panel de imágenes con pedazos del cuerpo humano, un ejercicio de resistencia para “protegernos de un mundo cada vez más controlado, en el que se está perdiendo la heterogeneidad y se están reduciendo los conceptos”.

“Muchos artistas -dice sobre el debate de arte y política- han sido activistas. Goya es el primer artista moderno europeo en ese sentido de romper márgenes. Está hablando todo el tiempo, incluso en su obra como pintor de corte, de algo que es una actitud política, que no tiene nada que ver con que sea panfletaria, que es muy diferente. Se trata de algo muy contemporáneo, generar espacios de resistencia, que son espacios de libertad”.

Participar en la de Kassel, una de las más prestigiosas muestras de arte contemporáneo, que se celebrará en 2017 en esta ciudad alemana y por primera vez también en Atenas, es un privilegio para Andújar y muy interesante porque Atenas es la frontera entre oriente y occidente, “no porque los griegos -precisa- inventaran la democracia y todo ese tipo de cosas”.

Andújar analiza en su última obra los cambios que se han producido en la sociedad, con el referente de la ciudad, tras la llegada de la economía postcapitalista y las nuevas tecnologías, que permiten una mayor forma de control y estandarización del individuo.

“Es un atlas, algo que recuerda muchos temas que tienen que ver con el control, como los atlas de control policial”, y en ella habla de “hackear el cuerpo del trabajador, porque es el que está sometido a todo este entramado que estamos construyendo, a este sistema de control; por ejemplo fabrica artificialmente una comida que luego se tiene que comer, la comida para mí es el campo de batalla del futuro, el acceso a la comida fresca es una cuestión de clase, los ricos comen mejor, comida ecológica, no procesada”.

Pero también habla de las presiones a las que es sometido el cuerpo del “nuevo urbanita” suficientemente adinerado, desde el rejuvenecimiento vaginal a la faloplastia. “Desde las redes sociales se propaga la nueva religión del autorretrato, la imagen de la perfección corporal” y “los retoques de Photoshop representan la nueva idea de realidad”.

En la exposición hay otras dos obras anteriores de Andújar, “El Capitalismo/El Comunismo (1990) y “Libros sobre el mundo. Imperialismo y Revolución” (2015).

La primera es una instalación anterior al trabajo del artista con procesos digitalizados, y presenta una vitrina con dos libros mohosos, titulados El Capitalismo y El Comunismo”.

“Antes de los procesos digitales los libros enfermaban. Estos libros están muy significados porque tienen dos palabras, El Comunismo y El Capitalismo. Están muy deteriorados, humedecidos, tienen hongos y la palabras comunismo y capitalismo son conceptos que también han enfermado”.

La otra obra en exposición, “Libros sobre el mundo. Imperialismo y Revolución” (2015), está formada por una serie de anteportadas de algunos volúmenes significativos de la segunda mitad del siglo XX, una época que anuncia este presente.

“Me interesan -señala- los libros, digamos ‘liberalizados’ esos textos que vuelven a la vida al ser compartidos en las redes, verdaderas bibliotecas digitalizadas”. En estos libros, “lo cromático, lo plástico, se convierte en “lo político” en cuanto nos acercamos a las palabras, al texto allí escrito”.

“Parece que hablo de los libros, pero para mí técnicamente es un autorretrato, lo que estoy haciendo es el retrato de esa persona, un retrato casi anónimo, que nos está dando más datos de su personalidad que cualquier ‘selfie’ que se pueda hacer ahora”.EFE

ct/mcm

Drop a comment

Your email address will not be published.